sábado, 5 de julio de 2008

Geek The Girl - Lisa Germano (1994)

I don't know much about Jesus, but I feel the need for a prayer


1.- My Secret Reason (Germano)
2.- Trouble (Germano)
3.- Geek The Girl (Germano)
4.- Just Geek (Burn, Germano)
5.- Cry Wolf (Germano, Joyce)
6.- A... A Psychopath (Germano)
7.- Sexy Little Girl Princess (Burn, Germano)
8.- Phantom Love (Germano)
9.- Cancer Of Everything (Germano)
10.- A Guy Like You (Germano)
11.- ... of love and colors (Germano)
12.- Stars (Germano)

Geek The Girl propone un itinerario dantesco por los recovecos del dolor femenino. Relaciones fallidas, adultez precoz, soledad, autodesprecio y acoso sexual conforman el poco risueño universo conceptual de Lisa Germano; una cúpula pintada con las notas y las palabras de una joven que tuvo que crecer demasiado rápido, a las trompadas, pero que aún no ha podido ahuyentar a todos los monstruos del ropero. En su confusión sexualmente conciente aún conserva bien adentro sus caprichos, miedos y fantasías infantiles, que se delatan en esa voz tan frágil que parece naufragar en sí misma. El pathos que exuda el álbum es tan desesperante como inaccesible; el carácter de la heroína inspira honda repulsión y, a la vez, un extraño deseo de abrazarla, de enamorarse y hacerla salir del inasible hueco en el que sobrevive.

Lisa Germano es una violinista de Indiana que a los siete años compuso una opereta para piano de quince minutos y a la que nunca le importó demasiado el estrellato, ni las ventas, ni los grandes sellos. Eso explica el relativo anonimato que mantiene Geek The Girl, su opus más aclamado por la crítica hasta hoy. Siendo su trampolín un sello independiente - encima británico - como lo es 4AD (con personal de culto como Dead Can Dance, Cocteau Twins, Pixies, TV on The Radio y Scott Walker), no es de extrañar que Lisa haya gozado de un control casi total sobre el "producto": se trata de un diario íntimo antes que un simple disco, honesto hasta la médula, con impactantes cuotas de riesgo y escaso de concesiones para oídos golosos. Cabrá preguntarse después cuánto hay de autobiográfico y cuánto de fantasía en la ingobernable frustración que destilan cada palabra o cada nota. Cabrá esperar, si tenemos piedad, que Germano no sea tal como estas canciones nos sugieren.

El modo predominante en Geek The Girl es sombrío, pero a la vez resulta extrañamente placentero, como quien recorre un dolor que de tan profundo y existencial ya no tiene una causa concreta y se hace adictivo. Lisa Germano no necesita de la retórica para expresarse. Las letras son apenas esqueletos de asociaciones que no exigen demasiada hilación, con frases simples empapadas de incertidumbre como:

Love is weird, love
She's overdone it, can't go on
She caused it all, cry, cry wolf
She didn't know, she didn't want it
She does alot of things and regrets it
Love can hurt, love
Love is weird, love
A girl who wants it, but has no clue
She's says she'll give it, cry, cry wolf

Lisa no sabe lo que quiere. Lisa tiene problemas que ni ella entiende muy bien. Lisa hace que todo le termine saliendo mal. Lisa se odia a sí misma y le cuesta amar a los demás. Lisa siente que todos la usan de alfombra para limpiarse la suela de los zapatos. Lisa solo se queda como una piedra en un rincón a la espera de que los males inevitables simplemente se esfumen, algún día. Lisa simplemente es "not too cool" y tiene "cancer of everything".

Semejante manojo de desdichas podrían perfectamente brindarnos un álbum llorón, un álbum histérico, un álbum muy deprimente. Uno más entre tantos. Pero no; Geek The Girl tiene algo más, algo mucho más profundo, y creíble, dando vueltas por ahí. Es que ya no se trata de decir "miren qué arruinada que estoy" o "miren qué infeliz que soy" o "guarda que me corto las venas"; se trata en realidad de una magistral abstracción psicológica de esa zona en la que la niña ingenua y la mujer madura convergen y se sacan chispas; ese lugar puramente femenino que los hombres no sienten alcanzar ni a través del sexo. Más que sufrimiento o ira, Geek The Girl expresa una resignación virtuosa a la insatisfacción. Las canciones no hacen proyectos, sino que se revuelcan en la tumba de traumas y fracasos, como regodeándose en ellos con humor negro (o cinismo): "I'm not trying hard, I'm not getting well, I'm not improving, I won't do anything", confiesa Lisa en Cancer Of Everything. Solamente en Stars, al final, se anima a volver a soñar con un hombre, o alguien que la lleve "far away from here", pero es difícil decir si la nota es de optimismo, o de demencia.

Lisa en su celda, oh.

Alrededor, la música susurra un halo angélico, aunque no accesorio. Los instrumentos están casi todos interpretados por Germano y son, en buena parte, difíciles de identificar. Tan difícil como parcelar todo esto en algún género específico; se aprecian semejanzas con Cocteau Twins, con Lou Reed, con Brian Eno, con VU, con Radiohead (el Radiohead del futuro) y vaya uno a saber con cuántos más. La materia sonora es intrincada sin caer en lo indigesto; cascadas de violín, largos zumbidos y trinos de distorsión habitan a sus anchas en Geek The Girl, madurando una experiencia tensa y deleitable en proporciones análogas.

Las canciones son casi todas baladas, o letanías, y cada una de ellas es una pequeña gema indie. Desde las ominosas guitarras que alimentan la entrada de My Secret Reason a la densidad pop de Stars - con su arrebatador estribillo a lo Thom Yorke -, pasando por el sensual trance de Sexy Little Girl Princess, los arpegios envolventes de Cry Wolf, y la flotación de Trouble. Sin embargo, los momentos más perturbadores (perturbadores en serio) hay que rastrearlos en el tema titular, con su genial mantra de carrousel siniestro; en Cancer Of Everything, segmento mordaz que bien podría ser la cruza entre Velvet Underground y Coldplay; y en A Psychopath, la pièce de résistance del álbum, una oda maníaca al acoso sexual (basado en una experiencia que sufrió Lisa Germano) que amalgama la grabación de una llamada real al 911 con un desolador tema fúnebre. El recurso, claramente efectista, logra no obstante una atmósfera de terror. Dos interludios instrumentales (la casi funky Just Geek y la dramática Phantom Love), más unos bocaditos de música italiana en función de comic relief completan el asordinado pero intenso panorama musical de esta obra maestra.

Brutal, honesto - y en verdad muy depresivo - Geek The Girl constituye una cumbre, no solo de los 90', sino también de toda la música confesional femenina.



BAJAR ALBUM
(192kbps)


Ver al dorso:
Lisa Germano - Happiness (1993)
Lisa Germano - Excerpts From A Love Circus (1996)

2 comentarios:

diego dijo...

gracias por la recomendación lo estoy escuchando y es una delicia!

Palbo dijo...

-¡Hay cabecitas de pescado! -¡Hay café!